Orígenes

La creación de un establecimiento de Artes y Oficios se imponía con perentoria necesidad, sería otro factor más que cooperaría con el progreso de Misiones, permitiría mejorar el nivel social y levantar la moral del pueblo obrero. La clase obrera y artesanal reclamaba con justa razón una escuela de enseñanza especial; su vida se tornaba difícil porque carecían de aptitudes para desempeñar otros trabajos que no fueran los propios del Mensú del Alto Paraná o del peón de patio de las casas de comercio.

Algunos jóvenes de voluntad que pugnaban por aprender un oficio difícilmente conseguían ingresar en alguna carpintería, herrería, hojalatería o taller mecánico; y en caso de conseguirlo el aprendizaje era largo además de costoso y no tardaron en ingresar en la navegación o en los astilleros de la ribera o en talleres que fueron instalando en la Ciudad y en el Interior, los inmigrantes e industriales competentes que llegaban desde el extranjero.

Clotilde M. González de Fernández

Fue en la Asociación del Magisterio y del profesorado de Misiones donde germinó la idea de gestionar la fundación de una Escuela de Artes y Oficios, en virtud de una moción presentada por la educadora de alma Doña Clotilde González de Fernández apoyada en su empeño por su esposo Don Raimundo Fernández Ramos a la comisión directiva de la misma en la sesión celebrada el 11 de agosto de 1922, siendo aceptada.

Se nombró a tres miembros para estudiar la iniciativa y trazar un plan de las gestiones que deberían realizarse o presentarse ante los poderes públicos.

El 17 de mayo de 1923 el Presidente de la Asociación -Prof. Amán Amarante- autorizó por nota a la iniciadora, a la sazón en Buenos Aires, para que diera comienzo a las gestiones pertinentes ante el gobierno Nacional para obtener la creación o fundación del establecimiento mencionado.

Patrocinada por el Diputado Nacional Dr. Eduardo Tomaszeuski se entrevistó con el Ministro de Justicia e Instrucción Pública Dr. Celestino Marcó, que recibió la gestión con marcada simpatía, prometiendo viajar a Misiones para estudiar los factores de la población, medios y condiciones espaciales de la economía regional.

Al hacerse cargo (por renuncia del anterior) el Ministro Dr. Sagarna, tuvo especial interés en fomentar esta clase de establecimiento y destinó en el presupuesto de su Departamento una partida de $24O.OOO para la creación de veinticuatro escuelas en distintas localidades del país, sin determinarlas. Las nuevas gestiones iniciadas ante el ministerio del ramo, obtuvieron que fuese Posadas una de las localidades donde se fundaría uno de estos establecimientos, pero como la partida de $1O.OOO se consideró exigua y a fin de no malograr la creación de la Escuela que con tanto empeño se gestionaba. La Señora Clotilde de Fernández gestionó la cooperación oficial del Gobernador Dr. H. Barreiro y de la población, y, de acuerdo a su pedido, la gobernación nombró por Decreto del 8 de marzo de 1924 una comisión de vecinos integrada por:

  • Clotilde González de Fernández
  • Los jueces letrados Dr. Floral Peréz y José Guzmán
  • El secretario de la gobernación Juan Martín Lópes
  • El presidente del Consejo Municipal Adolfo J. Pomán
  • El presidente de la Asociación del Magisterio Soriano Romero
  • El rector del Colegio Nacional Andrés Bianchi
  • Regente de la Escuela Normal Francisco Martínez
  • Comerciantes, José Estébez y Javier Roca

Ellos tenían la misión de recaudar recursos para que con la base oficial se solicitara la inmediata apertura de la Escuela, encargándose además de todos los trámites y gestiones necesarias para su mantenimiento hasta tanto se consignase la partida necesaria en la Presidencia General de la Nación.

El 21 de Abril de 1924 el Ministro Dr. Sagrama comunicó telegráficamente a la presidenta de la comisión Sra. de Fernández el decreto de Fundación de la Escuela de Artes y Oficios debiendo la comisión de referencia buscar local para su instalación, sufragar su alquiler, y demás gastos de talleres y ordenanzas con el producido de la suscripción pública contribuyendo la Municipalidad, el comercio y el vecindario con sumas de importancia logradas con fiestas y rifas organizadas por la Comisión.

 

La Creación: Escuela de Artes y Oficios

La E.P.E.T N° 1 de Posadas, pionera de la educación técnica en Misiones, abrió sus puertas con una matrícula de 15 alumnos, el 9 de junio de 1924, en el antiguo edificio de Colón Nº 9 de esta ciudad, este local fue cedido por la firma Baradero de Nuñez y Gibaja, con el nombre de “Escuela de Artes y Oficios”, careciendo de todo elemento necesario para el trabajo.

Si al principio luchó el establecimiento con serias dificultades, ellas fueron vencidas con la buena voluntad del personal. El decreto de su creación data del día 28 de marzo de 1924.

Creación de la Escuela de Artes y Oficios

En este terreno se iniciaron los trabajos con aportes del Ex·CONET (Consejo Nacional de Educación Técnica) y la mano de obra aportada por los alumnos. Por otra parte un convenio entre el CONET y el BID (Banco Interamericano de Desarrollo), proveería de equipamiento y amoblamiento.

El primer director a cargo de la escuela fue Martín Chaine Olivieri, el cual estuvo al frente de la misma hasta el año 1925. El cuerpo docente, al inicio, era de seis personas. Gradualmente, fue aumentando el número de alumnos así como también el personal docente y directivo.

 

El Plan de Estudios

El plan de estudios era de tres años para el experto en el oficio, y cuatro años para el experto calificado. Había tres especialidades:

  • Industria del Hierro: preparaba a los mecánicos ajustadores, a los herreros y a los mecánicos.
  • Industria de la Madera: preparaba a los ebanistas, a los modeladores y a los carpinteros de ribera (estos eran encargados de la construcción de embarcaciones)
  • Industria de Motores y Transportes: comprendía a los mecánicos y a los electromotistas.

El egresado podía continuar en otras ciudades la carrera que culminaría al egresar del Ciclo Técnico Superior, en las especialidades citadas del hierro, de la madera, electricidad y edificación.

Es de destacar la visita de aviadores de la Armada Nacional, que estaban sorprendidos por la capacidad técnica de la sección mecánica demostrada en la confección de piezas delicadas, que permitieron reparar averías en el avión piloteado por el Tte. Moscardi y en otro que permanecía en la laguna de San José debido a fallas en los flotadores.

Las piezas terminadas fueron llevadas a Buenos Aires para ser apreciadas por la perfección de sus líneas. La superioridad del Arsenal de Marina dispuso como recompensa y estímulo el envío de valiosos motores de avión para realizar prácticas y ser tomados como modelo (ambos por un valor de $2O.OOO).

 

Los nombres que pasaron

Escuela Técnica de Oficios

En 1945 la Escuela cambió su nombre por el de “Escuela Técnica de Oficios”. En esta época era director Don Luis María Becherucci, y lo fue hasta 1954.

En 1948, comenzó a dictarse el curso nocturno de Radiooperadores hasta 1971, en esta fecha se clausuró porque el correo local dispuso el dictado de un curso similar.

También hubo cursos periódicos como los de instaladores de gas domiciliario e instaladores electricistas.

En la revista “Surco Industrial”, órgano oficial de la Escuela Industrial de la Nación -Ciclo Superior-, del bimestre junio/julio de 1953 puede leerse las cualidades que debe reunir o aspirar el alumno de este tipo de Escuela:

  • Rectitud, Nobleza, Interés
  • Entusiasmo, Cultura, Valentía
  • Amabilidad, Constancia, Sinceridad
  • Audacia, Espíritu de Justicia, Caballerosidad
  • Alegría, Honestidad, Decisión y Respeto
  • Lealtad, Bondad, Comprensión
  • Serenidad, Iniciativa, Amor
  • Conocimiento, Modestia, Energía
  • Solidaridad, Sociabilidad y Patriotismo.

Escuela Industrial de la Nación

En 1949, se denominó “Escuela Industrial de la Nación” -Ciclo Medio-. En 1952 cambia nuevamente su denominación y pasa a ser “Escuela Industrial de la Nación” -Ciclo Superior-.

En 1960, ingresan al establecimiento las niñas, siendo las primeras egresadas mujeres Clara Gámez, como maestro mayor de obras y Carmen Yolanda Villalba como técnico mecánico primera en el país y premiada por la Unión Industrial Argentina (UIA) en 1968.

Escuela Nacional de Educación Técnica

En el año 1961, su denominación era “Escuela Nacional de Educación Técnica”, Ciclo Superior.

UNESCO

Desde el 30 de noviembre de 1972, lleva el nombre de “UNESCO”, en homenaje al organismo internacional que apadrinó el establecimiento.

Han sido numerosos los premios cosechados por los alumnos en su participación en las ferias de Ciencias, tanto provinciales como nacionales. Muchos fueron premiados por la UIA y también por la participación en numerosos torneos deportivos inter-colegiales y provinciales.

Es digno destacar que en 1953, se adjudicaron el premio a la Caballerosidad Deportiva, otorgado por única vez a un establecimiento educacional.

 

Nuevo Edificio

A una emotiva ceremonia dio lugar a primera hora de la mañana del 24 de abril de 1978, el traslado de la Escuela Nacional de Educación Técnica (ENET N° 1) “UNESCO” a su nuevo edificio ubicado en la Avenida Lavalle 1945, de la Ciudad de Posadas, hacia donde marcharon directivos, administrativos y alumnos, luego de cerrarse las puertas de la vieja casa ubicada en Colón N° 9, al pié de la cual la Asociación de Técnicos Nacionales depositó una ofrenda floral. Allí funcionó durante 53 años. Desde ese lugar, asimismo egresaron alrededor de 1.3OO técnicos en las especialidades de Mecánica y Construcción, sin olvidar a los numerosos jóvenes que, aunque no lograron completar el ciclo, aprendieron diversos oficios.

La idea para la construcción de un nuevo local con destino a la Escuela, cobró fuerza hacia 1964 y los propios técnicos del establecimiento dieron forma al proyecto del Inmueble con el específico propósito de afectarle a la función educativa.

Desde entonces, habría de transcurrir un largo período hasta la concreción de esta primera etapa, con la inauguración de la planta baja.

Entre 1966 y 1972, Gámez dirigió a los Maestros de enseñanza práctica y alumnos en la ejecución de la totalidad de la estructura de hormigón.

Cuatro años después de concluir esa labor, fue licitada y adjudicada a la Compañía Misionera de Construcciones la terminación de la planta baja, tarea que se llevó a cabo en un plazo de 16 meses.

En 1.8OO metros cuadrados cubiertos se desarrollan las diez aulas de la Escuela, salas especiales, dependencia directivo-administrativas y sanitarios; en tanto que otros 1.6OO metros cuadrados se han levantado el sector talleres, que habría de albergar a los seis en funcionamiento.

Para la labor docente de la Escuela, esta contará en el nuevo edificio, con diez aulas, una amplia sala de dibujo de diez metros por 8,75 con importante iluminación natural, un laboratorio mixto de 13,6O metros por 7,5O, para química, gabinete de física y de electricidad, con doce mesas para alumnos y una para el profesor.

Con respecto a las aulas, es de señalar que cada una de ellas tendrá pantalla de oscurecimiento y de exhibición cinematográfica e interconexión para comunicarse con la dirección de la Escuela.

Las dimensiones han sido previstas para albergar hasta un máximo de 45 alumnos aún cuando el máximo será 35 estudiantes por aula.

Estas dependencias desembocan en un amplio pasillo de circulación, en tanto que al fondo del mismo, logran por otro similar su conexión con el amplio patio descubierto, donde se llevarán a cabo las formaciones de ingreso y retiro del alumnado y personal.

Desde el inicio del ciclo lectivo 1982, la escuela se ha incorporado al “Régimen de docentes por Cargo”, cuenta con gabinete Psicopedagógico, departamento de informática, laboratorio de ensayos de Materiales y Talleres de Mecánica, Construcciones, Carpintería, Electricidad, Herrería y Fundiciones.

 

Escuela Provincial de Educación Técnica N° 1 “UNESCO”

En el año 1993 la Escuela Nacional de Educación Técnica (ENET N° 1), finalmente cambia su denominación para pasar de ser una Escuela Nacional a una Escuela Provincial, denominándose así Escuela Provincial de Educación Técnica N° 1 “UNESCO”.

Actualmente la institución cuenta con 15 aulas, sala de dibujo, moderno laboratorio de física y química y otro de ensayos de Materiales, un amplio playón deportivo, biblioteca especializada, oficina técnica, equipados talleres de Mecánica, electricidad, herrería, fundición, carpintería, construcciones, laboratorio de informática, gabinete psicopedagógico para orientación de los alumnos y asesoramiento del cuerpo docente, técnico y directivo. Se imparte además, la enseñanza del idioma Alemán.

En este momento la Escuela cuenta con una población de más de mil alumnos, distribuidos en el Ciclo Básico y en el Ciclo Superior; en sus tres especialidades: Mecánica, Construcciones y Computación.

El objetivo principal es brindar a los jóvenes habilidades prácticas relacionadas con oficios y con la industria, además de una amplia base cultural que posibilite su integración a la sociedad y a su adaptación a las cambiantes e imprevisibles condiciones en que deberá desenvolver su actividad en el futuro dado el acelerado avance de la ciencia y la técnica.

Como principal entidad de apoyo podemos mencionar a la Asociación Cooperadora “Comandante Andresito”, integrada por padres de alumnos y personal del Establecimiento, además colaboran permanentemente la Asociación de Ex-Alumnos y el Centro de Estudiantes.

 

Aniversarios

Cada año, en conmemoración de la fecha de creación de nuestra institución, se realizan diferentes actividades, comenzando con un acto, luego, campeonatos deportivos, bienvenida a los ingresantes, elección de la reina, etc.

A continuación, les mostramos fotos de los algunos de los actos realizados años anteriores.