Un científico que cautivó a los jóvenes: “No controlamos nada, pero hay que hacer todo con pasión”

Mario Benedetti es un destacado ingeniero que ayudó a crear la llamada “Máquina de Dios”, el acelerador de partículas con forma de anillo kilométrico que funciona en Ginebra e intenta brindar respuestas sobre el origen del Universo.

Alumnos de nuestra escuela junto al Ing. Benedetti

Alumnos de 6to Electromecánica, acompañados por el Prof. Vicentin, junto al Ing. Benedetti

Benedetti es el único científico argentino que forma parte del CERN, la Organización Europea Nuclear de Física, que creó la “Máquina de Dios” y donde trabajan cientos de expertos de todo el mundo (retratados en la película “Angeles y Demonios”).

Este marplatense cautivó esta mañana con una conferencia a unos 200 alumnos de escuelas técnicas y universitarios que se acercaron al Aula Magna de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNaM para escuchar su relato sobre el funcionamiento de la “Maquina”.

Benedetti arrancó pasadas las 9 de la mañana y más de tres horas después, ya pasadas las 13, los alumnos no se querían ir. Se sacaban fotos, le pedían consejos para sus carreras, o le hacían preguntas sobre su experiencia.

Este hombre cautivó a todos porque les habló a los chicos de ciencia, pero también de la vida y les dejó un mensaje. “No controlamos nada, el hecho de que estemos acá es algo que va contra todas las probabilidades, sin embargo acá estamos y sólo por eso tenemos que ser agradecidos”, le dijo a su auditorio, y repitió el concepto varias veces durante la larga charla que se armó después de la exposición.

Benedetti relato aspectos de su experiencia y de cómo llegó a ser un científico destacado, y fue explicando cómo una serie de casualidades fueron “conspirando” para que el terminara participando de uno de los mayores proyectos científicos de todos los tiempos. “Trabajaba y estudiaba, porque me casé joven, y un día me quedé dormido en clase, cuando fui a pedir disculpas al profesor, terminó incorporándome a su equipo de investigación”, relató.

También contó como fue a relacionarse con científicos en Europa casi por casualidad, cuando fue a Italia a pedirle a sus tíos que le cedieran su parte de una casa heredada a otra tía que vivía en la Argentina y era la única de los hermanos que no poseía una vivienda. “No tenemos el control de las cosas”, reiteró.

Pero también dejó bien en claro que eso no es excusa para no esforzarse, sino todo lo contrario y dejó el mensaje “más importante”, hay que hacer cualquier cosa “con pasión”. Benedetti contó como en su vida, a pesar de ser científico, tuvo que dedicarse a otros rubros, como comprar y vender muebles (se iba a mudar y compró muebles que no entraban, al venderlos se dio cuenta que podía ganar dinero), reparar muebles o hasta llegar a ser el gerente de un restaurante.

Apareció una deuda enorme y tuve que ponerme la frente de un restaurante, fueron años y lo disfruté, aprendí mucho de la gente, sino hubiera sido un científico en un frasco”, comentó, siempre con una sonrisa.

El público lo seguía atento a pesar de las casi tres horas que duró su exposición, donde también hubo mucho espacio para la ciencia.

Cómo funciona La Máquina…

Benedetti comentó el funcionamiento de la Máquina de Dios y pasó diapositivas y videos explicando algunas de las características técnicas de este enorme dispositivo con forma de anillo de 27 kilómetros de diámetro, situado al lado del aeropuerto de la ciudad suiza de Ginebra. Consume una energía equivalente a la que utiliza la misma ciudad de Ginebra donde se encuentra emplazado, pero es falso que el choque de partículas generan la “antimateria” capaz de tener efectos devastadores, como se relata en la película “Angeles y Demonios” (protagonizada por Tom Hanks y Ewan Mc Gregor).

También comentó las numerosos aplicaciones que tienen los hallazgos del CERN en la vida cotidiana. Uno de ellos, la creación de la web, ya que este laboratorio fue el primero que comenzó a experimentar con internet para mantener conectados a científicos de todo el mundo. “No teníamos idea de cómo iba a transformar la vida de todos”, señaló.

Otra aplicación importante es en el diagnóstico precoz de enfermedades como el cáncer, utilizando la aceleración de partículas para los instrumentos de diagnóstico, como un tomógrafo especial que vale U$S 1,5 millones y que puede detectar la presencia de tumores cancerígenos 10 años antes que los aparatos convencionales.

Charlas por la provincia

La exposición de esta mañana fue la primera de una serie de charlas que Benedetti ofrecerá en la provincia. Mañana estará por Oberá durante la mañana y a la tarde en la Facultad de Ingeniería y el jueves  a las 10 estará en la Facultad de Ciencias Forestales de Eldorado. Volverá a Posadas para dictar una última charla en el marco del ciclo “Café Científico” del próximo 27 de mayo en Posadas que se llevará a cabo a las 21:30 horas, en la sala Mandové, situada en Beethoven 1762 (a la vuelta del Club Independiente de Posadas) de entrada libre y gratuita.

También te puede interesar...